Sin duda este Halloween será muy distinto a cualquier otro que hayamos celebrado, pero eso no significa que tengamos que dejar de decorar, disfrazarnos o hacer algo especial, sobre todo para los más peques de la casa.

Este año en casa estamos intentando comer más sano, así que se me ocurrió hacer una tabla de embutidos, quesos, frutas secas y frescas, y porqué no, decorarla un poco con motivos de Halloween.

Las opciones para estas tablas son infinitas, podéis poder crudités para untar con hummus de diversos tipos, olivas, patés, y muchas cosas más.

Os cuento lo que puse en la mía (una mezcla de lo que tenía en la nevera y alguna cosilla que compré) : mortadela siciliana y salami, queso havarti (cortado en forma de letras y hojas de otoño), queso edam en cubitos con cerezas en almibar, queso semiduro, pretzels y biscotti salados, uvas, mango y arándanos deshidratados, mandarinas. Y para decorar coloqué unas calabazas, “ojitos” de chocolate y unos murciélagos de distintos tamaños.

Espero que os inspire y me encantaría ver las vuestras!