Ya que parece que los findes este año se reducen a estar más por casa, estamos aprovechando para ordenar, hace limpieza, y este domingo he encontrado este material que compré hace mucho tiempo: el plástico mágico.

Para los que no conozcáis este material, os contaré que se le puede dar muchos usos. Se pueden hacer llaveros, colgantes, pendientes.

Se trata de un material que cuando lo colocamos en el horno, reduce su tamaño al 45% y se hace más grueso. Es por eso que los diseños que hagáis tienen que ser más bien grandes, de lo contrario se harán diminutos.

Nosotros hicimos pendientes y broches para Halloween, pero las posibilidades son infinitas. Aunque nosotros lo hicimos sólo en blanco y negro, podéis pintarlo de colores. En las instrucciones del plástico mágico os dicen los materiales que podéis usar para pintar. El mío lo compré hace tiempo en Amazon, si buscáis en google os aparece, o en cualquier tienda de Arte.

Os cuento los pasos a seguir:

Estos son los materiales básicos que vamos a necesitar:

Plástico mágico / Rotulador permanente negro (o colores) / Tijeras / accesorios para pendientes o colgante o llavero / algún tipo de pegamento (no sale en la foto, Super Glue o pistola de cola caliente).

Primero dibujamos nuestros diseños con rotulador (o lápiz y luego repasamos) sobre el plástico mágico. Recordad hacer el diseño bien grande, ya que luego encoge bastante. Lo recortamos con tijeras (a mí me gusta dejar un borde blanco alrededor).

Lo colocamos sobre papel de horno en una bandeja para horno, y lo llevamos al horno precalentado a 180 grados durante pocos minutos (el nuestro en menos de 5 minutos estaba listo). Lo mejor es ir viendo cómo se transforma, cuando estén pequeños los sacamos del horno y dejamos enfriar. Para que no se deformen, podemos colocar otro papel de horno encima y algo liso que haga peso.

En la foto de la derecha podéis ver la diferencia de tamaño entre el que está sin cocinar y el que ya pasó por el horno.

También recordad hacer el agujerito para un colgante antes de colocarlo en el horno, y que éste también se encoge.

Con un pegamento fuerte o pistola de silicona, pegamos las traseras de los pendientes, o colocamos las anillas para el llaverito o broche. Y ya tenemos un accesorio de Halloween para estas fiestas!!